Ser responsable NO significa que todo lo malo que sucede a tu alrededor es por culpa tuya. Asumir que tú eres la única causa de todas las experiencias negativas puede ser muy dañino para tu persona. Sin embargo, siempre hay que estar dispuestos a aprender de nuestros errores.

Lo que no debemos permitir es que los errores dañen nuestra salud o estabilidad mental. La capacidad para lidiar y razonar con la adversidad la podemos apreciar en todo gran vendedor, deportista, equipo, entrenador o inversionista.

Cuando eres verdaderamente responsable, la adversidad no juega un papel primordial en tu vida.

¡Sé increíble!

 

Blair Singer