Austin, Texas – California está experimentando una de sus peores sequías en record. Sólo dos años y medio antes, Folsom Lake, una gran reserva a las afueras de Sacramento estaba a su 83% de capacidad. Hoy está a 36%. En Enero, no había lluvia medible en el centro de Los Ángeles. El Gobernador Jerry Browns ha declarado estado de emergencia. El Presidente Obama ha pedido $183 millones de fondo de emergencia. La situación, a pesar del diluvio de la semana pasada en el Sur de California, es grave.

Con California produciendo cerca de la mitad de las frutas y vegetales en los Estados Unidos, la atención se ha focalizado naturalmente en el agua necesaria para hacer crecer comidas populares como almendras, brócoli, lechuga, tomates, fresas, nueves y uvas. Estos cultivos son los únicos que un reporte reciente de la revista de exportación Mother Jones mostró como los únicos que son inesperadamente en necesidad de agua intensamente. ¿Quién sabía, por ejemplo, que toma 5,4 galones de agua producir una cabeza de brócoli, o 3.3 galones para un tomate? Esta información sobre la huella de agua de los productos alimenticios – que es la necesidad de agua para producirlos – es importante para entender, sobretodo para un estado que dedica aproximadamente el 80% de su agua para la agricultura.

Pero para aquellos realmente interesados en reducir su huella de agua, esos números palidecen al lado del agua requerida para engordar el ganado. Un estudio realizado en el 2012 en el periódico Ecosistemas por Mesfin M. Mekonnen y Arjen Y. Hoekstra, ambos de la universidad Twente en Holanda, cuenta una historia importante. La carne resultó tener una huella de agua de casi cuatro millones de galones por tonelada producida. Por contraste, la huella de agua de “los cultivos de azúcar” como la remolacha es de unos 52,000 galones por tonelada, para las verduras es 85,000 galones por tonelada, y por las raíces amiláceas es aproximadamente 102,200 galones por tonelada.

El factor en el tipo de agua requerida para producir estos alimentos, y la situación del agua se ve aún peor para el futuro de la agricultura animal en regiones afectadas por la sequía que usan lo que se conoce como “agua azul”, o agua alojada en lagos, ríos y acuíferos de los que California y gran parte del Oeste dependen.

Ilustración: Sarah Mazzetti
Ilustración: Sarah Mazzetti

Las verduras utilizan alrededor de 11,300 galones por tonelada de agua azul, las raíces amiláceas, cerca de 4,200 galones por tonelada, y la fruta, unos 38,800 galones por tonelada. En comparación, la carne de cerdo consume 121,000 galones de agua azul por tonelada de carne producida, la carne de vaca, alrededor de 145,000 galones por tonelada, y la mantequilla, unos 122.800 galones por tonelada. Esa es la razón y no otra de la sequía que ha mermado el Folsom Lake como lo ha hecho. No mires a la col rizada como la culpable. (Aunque algunos frutos secos, por ejemplo, las almendras, consumen una cantidad de agua azul considerable, incluso más que la carne de vaca). Dicho esto, una sola planta está liderando el consumo de agua de California.

Por desgracia, es una planta que no se cultiva generalmente para humanos: el alfalfa. Crecida en más de un millón de acres en California, el alfalfa absorbe más agua que cualquier otro cultivo en el estado. Y tiene un destino principal: el ganado. Operaciones cada vez más populares de carne de vacuno alimentado con pasto dependen de el alfalfa como suplemento a la hierba. El alfalfa es también esencial para alimentar las vacas criadas en granjas industriales, especialmente las que participan en la producción lechera.

Si los californianos estuviesen comiéndose toda la carne que produce, uno podría escribir sobre el costo del alfalfa y su huella de agua en los negocios de comida locales. Pero eso no es lo que está pasando. Los californianos están enviando su alfalfa y – por tanto – su agua a Asia. La razón es simple. Es más rentable enviar alfalfa desde California a China que del Valle Imperial al Valle Central. Los cultivadores de alfalfa están exportando alrededor de 100 billones de galones de agua por año desde esta región afectada por la sequía al otro lado del mundo en forma de alfalfa. Mientras más asiáticos están abrazando el estilo de vida Americano y comiendo carne.

Para mayor intensificación de esta injusticia ecológica, están los incidentes como el de Rancho Feeding Corporation, donde se perdieron 8,7 millones de libras de carne porque la misma no contaba con una inspección federal completa. Eso equivale a 631,6 millones de galones de agua desperdiciada por una industria con una estructura mucho más compleja y necesitada de recursos para su cadena de suministros que los sistemas que mueven las fresas de las granjas a las mesas.

Esta comparación no esta hecha para sugerir que este producto no es ocasionalmente perdido, pero el incidente de Rancho nos recuerda que las plantas no fueron sacrificadas, un proceso que demanda 132 galones de agua por animal, contribuyendo más a la huella de agua del mismo.

Es entendible para los consumidores preocupados sentirse indefensos frente a estas complejas empresas y realidades globales. Pero en el caso de la agricultura y las sequías hay una acción clara y accesible que los ciudadanos pueden tomar: reducir, o, idealmente, eliminar el consumo de productos animales. Cambiado una dieta, para reemplazar el 5’% de los productos animales por plantas como legumbres, frutos secos y tubérculos da como resultado una reducción del 30% de la huella de agua de ese individuo. Convertirse en vegetariano reduce esa huella de agua casi un 60%.

Es seductor pensar que podemos continuar con nuestra ruta carnívora, incluso en este tiempo de inestabilidad climática. El impacto del ganado en Californa, sin embargo, nos recuerda que errada es esa idea.

 

Traducción del artículo original de “Meat Makes the Planet Thirsty”: www.nytimes.com
Por: James McWilliams.

Sigue a Marco Antonio Regil en Facebook, twitter e Instagram y suscríbete a nuestro boletín para que recibas Regil Radio cada semana y al hacerlo recibirás un regalo (entrenamiento) gratis!


¡LEE OTRAS NOTICIAS!