Cuando los narcotraficantes quieren entrenar a los niños para formar parte de sus equipos de trabajo, les presentan actos inimaginables de crueldad animal. Niños entre los 11 y 14 años de edad son enseñados a amputar extremidades de perros y gatos sin ocasionar la muerte y estando el animal consciente. Si esto no suena lo suficientemente malo, déjame explicar un poco más en detalle el horror por el que estos animales pasan: La amputación no sucede en un solo movimiento. Las extremidades son amputadas poco a poquito con la finalidad de perfeccionar la habilidad de la tortura. En otras palabras, mutilar de la manera más horrible posible obteniendo como resultado el máximo dolor. Hay dos razones para este horrendo entrenamiento. El primero es práctico: Cuando los niños se gradúan a humanos, las víctimas de secuestro pueden ser mantenidas vivas mientras son torturadas y partes de sus cuerpos son enviadas a familiares como incentivo para pagar el rescate. El segundo es emocional: Desensibiliza a los niños y los despoja de cualquier compasión natural que ellos puedan tener por otros seres vivos.

En este artículo podrás ver la foto de“Lemon Pie”(Pastel de Limón), una mezcla de pastor belga, víctima de estas atrocidades.


Alrededor de todo el mundo la violencia está fuera de control. Cada día escuchamos de más atrocidades y actos de brutalidad hasta que nuestras cabezas giran con la enormidad de todo. Eventualmente, tal vez solo metamos la cabeza a la tierra y pretendamos que esto no está sucediendo. Después de todo, ¿qué diferencia puede hacer una persona?

Bueno, pues el mundo está hecho de muchas personas, y como es de saber, cuando las personas nos unimos, nos convertimos en una fuerza a tomar en cuenta. Esto es lo que pienso que podemos hacer para que nuestras voces se escuchen y cambiar actitudes.

Hasta ahora, los animales no tienen un estatus legal como seres que sienten. Son solo cosas, objetos sin derechos. Después de todo, ¿a quién le importa si un animal es torturado o castigado? Si no son tomados en cuenta como seres que sienten, entonces su sufrimiento es irrelevante. Entonces la violencia a los animales no es tan mala como la violencia a los seres humanos. Pero, ¿es este un proceso de pensamiento lógico? No lo creo.

Mira, toda la violencia está conectada y los seres vivos están todos conectados. Entonces hay un vínculo directo entre la violencia hacia los animales como a los seres humanos. El sufrimiento animal deja de ser irrelevante una vez que reconoces esta conexión. Por lo tanto, existe un beneficio para las personas si podemos poner un alto a la violencia hacia los animales.

Muchas de las sociedades más brutales tratan a los animales de lo peor. Cada asesino en serie ha admitido haber iniciado su ciclo de violencia de niño, perfeccionando sus dudosas habilidades en animales, muy a menudo en mascotas de la familia. Así que cuando vemos a un niño lastimando a un animal, ese es el momento para nosotros actuar. La idea conecta a la mente humana inmadura – si tú puedes lastimar a un animal, puedes lastimar a una persona. Es un paso lógico. Los niños no entienden las implicaciones de sus acciones, claro, pero nosotros los adultos si. Un ejemplo trágico de esto es el de un niño de Chihuahua al cual su padre lo llevó a una corrida de toros. Cuando regresó a casa, apuñaló a su perro y orgullosamente mostró a su padre lo que había hecho, esperando la misma aprobación y el aplauso que él vio en la plaza de toros. La lógica perfecta de la niñez.

Antes de los 5 años, los niños no tienen filtro. Si, este es el periodo de desarrollo cuando absorben la mayor parte de las ideas y patrones de conducta. Mientas continuemos tolerando la crueldad a los animales, los niños verán esto y concluirán que está bien. Pero tenemos que detener esto. Podemos cambiar leyes con acciones. Utilizando medios sociales – tweets, Facebook y todo lo demás. Necesitamos correr la voz.

A menudo la gente me pregunta por qué me importan tanto los animales en lugar de los humanos. Mi respuesta es que, precisamente porque me importan tanto los humanos, es por lo que me importan tanto los animales. No tengo que elegir. Todos estamos conectados, por eso inicio al principio de la cadena de la vida. Tengo compasión por todos los seres vivos. Entonces, si protegemos y cuidamos de los animales, por consecuencia estaremos tratando a nuestros semejantes humanos con más amor y compasión también.

Mi compromiso es con la evolución de la sociedad, no con la tradición, sino con la compasión, después de todo, si no hubiésemos cambiado cosas del pasado, ¿cómo sería el mundo ahora? Seguiríamos viviendo en la era de oscuridad. Proteger animales es la manera de ultimadamente crear paz.

El dolor animal es grandemente invisible. Mucho de esto sucede a puerta cerrada, o en hogares de abuso, en las calles o en lugares comerciales de explotación animal. Si el dolor es invisible, es fácil para la sociedad hacer de cuenta que no existe. Yo pretendo hacer visible este dolor para que la sociedad ya no lo pueda ignorar. Una vez que el dolor es reconocido, tiene que ser tratado.

La leyenda musical Paul McCartney asegura que todos serían vegetarianos si los rastros tuvieran paredes de cristal. Yo voy a llevar este mensaje más allá. Cada persona sería más compasiva y amorosa hacia todos los seres sintientes si no existieran esas paredes. Vamos a derribar esas paredes y asegurémonos que la violencia se detenga y reine la paz. Vamos cambiando las leyes Estado por Estado, País por País en todo el mundo. Al proteger a los animales de los actos de violencia, estamos protegiendo a nuestros niños, y estos niños crecerán para convertirse en ciudadanos solidarios y amorosos del mundo quienes pueden ser la generación que traiga la paz a nuestro planeta.

Sigue a Marco Antonio Regil en Facebook, twitter e Instagram y suscríbete a nuestro boletín para que recibas Regil Radio cada semana y al hacerlo recibirás un regalo (entrenamiento) gratis!


¡LEE OTRAS NOTICIAS!